• Autor: Blazquez Martinez, Jose Maria

  • Editorial: Real Academia de la Historia

  • Descargas: 1024

  • Nº Paginas: 241

Historia económica de España en la Antigüedad., Blazquez Martinez, Jose Maria ,

La Península Ibérica fue una zona esencial en la economía del Mediterráneo del primer milenio a.C. y del Imperio Romano hasta las invasiones salvajes del cuatrocientos nueve-cuatrocientos doce, por su riqueza minera, oleícola y pesquera.

Fue intensamente explotada por los pueblos colonizadores, fenicios, helenos, cartagineses y por último por los romanos. Los fenicios y los helenos vinieron al Occidente en pos de metales. No conquistaron el territorio, sino se establecieron en unas colonias asentadas en la costa. Los cartagineses conquistaron el territorio y por si fuera poco sacaron grandes cantidades de tropa para las luchas fuera de la Península Ibérica. Los iberos explotaron las minas cuyos productos vendían a los colonizadores. La economía de los pueblos prerromanos fue primordialmente ganadera.

La Península Ibérica fue el distrito minero más esencial del planeta viejo por la cantidad y calidad de los minerales. Estas minas fueron explotadas por los iberos, los cartagineses y por último por los romanos. Las zonas mineras más esenciales eran Cartagena, Sierra Morena y el Nordoeste Hispano, en oro esta última. Las minas de las cercanías de Cartagena entraron en decadencia a fines del s. I a.C. Las de Sierra Morena a fines del siglo II, y las del Nordoeste a fines de los Severos, doscientos treinta y cinco. España exportó grandes cantidades de aceite al Imperio Romano desde finales del siglo I a.C. hasta el siglo IV. Los salazones desde el siglo V a.C. hasta el Bajo Imperio y el vino a Italia a lo largo de los principios del Principado.